EL REMANSO TIENE UN ATRACTIVO REMATE ESTE JUEVES

.

 

.

.

.


La cita es en la Medialuna del Club Gil Letelier.


Un interesante remate para quienes buscan buenas sangres, caballos corraleros y de mucho sello racial se dará este jueves, cuando salgan a remate casi 30 ejemplares del Criadero El Remanso, propiedad de don Hernán Cruz Castillo.

La cita es a las 17 horas en las instalaciones de la Medialuna del Club Gil Letelier (Avenida Carlos Valdovinos 2951, Santiago) y está a cargo de Alberto Ponce y Cía. Ltda.

Fue el propio Hernán Cruz quien adelantó los detalles de esta subasta que tendrá 28 ejemplares con sangres que se remontan a los prestigiosos criadores Hernán Anguita (Curiche) y Edmundo Moller (Casas de Renaico), y que en algunos casos, están listos para salir a la competencia o para dar pie a la crianza.

"Nosotros somos un criadero chico, y aunque yo quisiera no podría ser más grande, porque siempre he privilegiado tener buenas yeguas. Para mí las yeguas son como la tierra, porque cuando son buenas con cualquier semilla dan, y con buena semilla, la cosecha también es buena, y eso es lo que hemos hecho durante 60 años, partiendo con la línea genética de los criaderos de Anguita y Moller, a quienes admiré mucho y con quienes tuve la suerte de compartir con ellos", comentó Cruz en diálogo con Caballoyrodeo.cl

"Nosotros hemos cuidado la parte de la morfología principalmente porque un caballo es una máquina, un conjunto de palancas y en la medida que cada palanca tenga su ensamble, va a funcionar, además del valor moral que tiene el Caballo Chileno", añadió Cruz, ganador con sus caballos de variados Sellos de Raza en diversos rodeos.

"Al remate van 28 caballos de una generación muy nueva de dos yeguas muy buenas. A ellas se les ha dado tiempo. Dentro del catálogo van dos potros que los hemos tenido mucho tiempo y los hemos cuidado, ya están diestros y llamaron la atención de mis amigos, complementó.

Explicó que los caballos son totalmente recomendables: "Es una oportunidad de armarse de caballos buenos. Hay yeguas que no había ni soñado venderlas, porque son muy buenas, todos muy bien cuidados, con mucho cariño, y en este caso llevo caballos que quiero que sean buenos para quien los reciba, que los disfrute", explicó.